martes, 3 de julio de 2012

Fuck

Loco, idiota, incluso enfermo. ¿Pero que es estar loco?  ¿Acaso decir cuánto nos plazca, sin tener la misma mínima cautela de las consecuencias que esto puede llegar a ocasionar? En mi opinión si.

De la misma forma que decimos cuanto queremos, hacemos cuanto deseamos parcialmente. Como una gran bacanal, una fiesta de mascaras, un frenesí de ácido en el Rock and Roll Circus.
Prácticamente en eso, se han transformado las opiniones públicas.
Claro esta que cuando cuando caes en la praxis de ser consciente de ello, las tornas cambian.

Pensaran que estás loco, porque vas con el ceño fruncido todo el tiempo, al ser consciente de las cosas que te rodean, de las piezas que están mal encajadas en este puzzle llamado vida.
Pero no todo es penumbra en este rió de tinta, cabe decir que las buenas acciones nos rodean mas de lo que podemos llegar a imaginar.Mayoritariamente estas se ven eclipsadas por si hermana antagónica.

Nuestro debe ser la decisión, de perdonar los errores de un pasado mas trágico, para si poder ver las puertas a un futuro mucho más estimulante.

Con el pretexto del daño sufrido, podemos olvidar que todos tenemos nuestros propios demonios.
Que son los actos mas puros, los que con mayor ahincó deben ser rememorados. No tenemos que olvidar los fallos en los que erramos o fallaron los demás.

Sin ser conscientes apenas, manipulamos y usamos las acciones de los demás a nuestro propio beneficio, sin aparentemente importarnos tres carajos el bienestar de los que nos rodean.
¿Quien no ha hecho eso antes?La madre al hijo, el hijo a la madre.
¿Nos pierde el juicio a la hora de analizar estas situaciones? Eso es algo que cada individuo hace mas a menudo de lo que pueda llegar a pensar.
Como una explosión desgarradora a manos de de Jimmy Page, tiene que venir a nuestras cabezas, las respuestas a tales preguntas.

Nadie excepto el que haya hecho tales actos, conocerá la mutilación por la fue llevado hacerlo, podemos intentar ponernos en su piel, jamás podremos comprenderlas, pero si entender las verdaderas razones. Dejando de lado si estaban bien, mal, si eran oportunas o no.
Tan solo entonces podremos discernirlo, decir que la comprensión nunca sera compasión.
Que tales actos desmesurados serán parte de la historia que juntos, os harán ser quienes sois, haciendo que con el tiempo se abra la caja de Pandora, dejando ver al descubierto mas exponencial, nuestra esencia mas pura, nuestro yo real. El como somos.
Publicar un comentario